Block title
Block title
Block title
Block content

Cómo Aumentar la Concentración

Una de las funciones cerebrales vitales para el éxito académico, personal o profesional es el poder de concentración para evitar distracciones y enfocarse en los objetivos que tenemos planteados. La atención es la capacidad de dirigir el pensamiento voluntariamente, y debes tener en cuenta  que, el cerebro está diseñado para enfocarse en una sola cosa a la vez.

La mayoría de las personas no tiene problemas en concentrarse, tiene problemas en decidir qué deben hacer y en qué orden. Es decir, carecen de técnicas para lograr enfocarse en lo que necesitan.

A continuación te presentamos los factores claves que harán que aumentes tu concentración:

Descansa bien

Dormir es muy importante para el correcto funcionamiento del cerebro. Tanto el déficit como el exceso de sueño se encuentran vinculados a una menor capacidad mental, influyendo en el desempeño en nuestras tareas durante el día. La somnolencia en el día afecta al rendimiento motor y cognitivo, además del humor.

Escribe las tareas

Escribe la lista de tareas al empezar el día o, preferentemente, prepárala el día anterior. La agenda es tu GPS y la información allí apuntada guiará el rumbo que debes tomar cada día. Identifica las tareas urgentes y las importantes. Comienza realizando las más importantes para que no se conviertan en urgentes.

Espacios Ordenados

Un lugar desordenado no sólo dificulta tus actividades sino que estresa tu mente de inmediato. Debes mantener tu lugar de trabajo ó estudio organizado, alistar los elementos que vas a necesitar y tener claro que tienes que hacer. Tener todo dispuesto facilitará que te enfoques en lo que tienes que hacer.

Evita los distractores

No tienes que entretenerte mientras trabajas ó estudias. Evita la TV y mantén tu móvil en silencio o en modo avión para que no te ingresen llamadas. Una distracción aparece en cualquier momento: Whatsapp, Facebook, un tuit o lo que sea. Mejor revisa tu celular en espacios de descanso o a la hora del almuerzo.

Focaliza tu atención

Sigue tu lista de tareas paso a paso, termina una antes de empezar otra. Calcula el tiempo que te va a llevar cada actividad e intenta cumplirlo. Las labores complicadas continúalas hasta que termines, de esta manera consigues mejorar tu atención. Cambiar de actividad siempre es más difícil que terminar lo empezado.

Descansos Cortos

Deja que tu cerebro descanse, las pausas breves son más eficaces que un solo descanso largo a mitad de jornada. Estudios afirman que luego de 30 ó 45 minutos, dependiendo de la tarea, se pierde la atención. Por este motivo, toma pequeños descansos de 5 minutos y sigue tu rutina. Esto permite despejar la mente y poder continuar con buena concentración. Evita desenfocarte ó distraerte en una actividad diferente que, prolongue el descanso y quite impulso con la actividad que estabas.

Acciones de Rutina

Cada uno desarrolla rutinas (no manías) para realizar su trabajo. Una preparación previa, comportamientos ó actitudes para “meterse en el papel”. Éstas, ayudan al cerebro a reconocer señales avisando que somos capaces de realizar nuestras tareas y, generan menos desgate de energía. Las rutinas ayudan a organizar las tareas cotidianas, a automatizar acciones, y a tener, una disposición idónea.

Ejercítate

El ejercicio físico es un poderoso enemigo del estrés y relaja al cerebro. Dedícale mínimo 15 minutos diarios para poner en marcha el corazón. Una rutina simple es usar las escaleras o salir a correr. Recuerda que la nutrición abastece el consumo de energía del cuerpo. Desarrolla este hábito y mantén el peso adecuado.   

Entrena tu Cerebro

En www.metodosinteractivos.com encuentras la herramienta Mi Gimnasio Mental que te permite desarrollar y potenciar diferentes habilidades intelectuales cómo la Memoria inteligente, la Atención, la capacidad de Escucha y la comprensión. Aplicarás las técnicas más efectivas para procesar gran cantidad de información con rápidos resultados.

Háblale al cerebro

Cuando tengas tu mente calmada identifica la tarea a ejecutar, y dedícate sólo a eso. Al iniciar dile a tu cerebro la intención o meta que tienes con esa actividad. Seguro concluirás con éxito.