Block title
Block title
Block title
Block content

Cómo aumentar el rendimiento cerebral

Si llegas a casa después de una jornada laboral completa y todavía te quedan pendientes tareas para el día siguiente, es tiempo de que tomes acción y mejores tu rendimiento en el trabajo.

Te vamos a decir lo que puedes hacer para que cumplas con tus deberes en el trabajo y logres tus objetivos.

 

  1. Planifica tu día con antelación

Muchas veces pasa que llegamos al trabajo y pensamos: “A ver, ¿qué voy a hacer hoy?”. Y revisamos entre los pendientes (perdiendo tiempo) para empezar con las tareas. Al finalizar cada jornada apunta en tu agenda los temas pendientes para organizarlos dentro de la planificación del día.

Además, proyecta cada semana con anticipación, revisa y planifica las tareas para la semana siguiente, y al final de la misma haz una evaluación de los objetivos cumplidos. Los que no alcances, inclúyelos en la planificación.

 

  1. Enfócate en lo más importante

Haz una lista de las tareas urgentes y las importantes. Comienza el día realizando las más importantes para que luego no se conviertan en urgentes porque las postergaste por hacer otro trabajo.

Muchas veces nos enfocamos en las tareas urgentes, sobre todo lo que nos piden para “ayer” o dejamos de hacer algún trabajo por ayudar a otro compañero que está en aprietos. Lo ideal es ayudar, pero después de terminar nuestra tarea más importante del día.

 

  1. Deja el móvil en silencio

Una distracción aparece en cualquier momento, una notificación de WhatsApp, Facebook, un tuit o lo que sea. Esto te hará perder la concentración que necesitas. Por eso, mejor revisa tu celular en espacios de descanso o a la hora del almuerzo.

 

  1. Cuál es tu hora con mayor energía.

Todos tenemos horas en las que trabajamos con más energía y entusiasmo. Determina cuáles son tus horas más productivas para que planifiques el trabajo más fuerte, de manera que tengas la energía suficiente para terminarlo completamente. Deja para el resto de las horas laborales las tareas sencillas.

 

  1. Cero multitasking

Ser multitarea no es una habilidad como creen algunas personas. No se trata de ser capaz de desarrollar varias cosas a la vez; realmente esto puede generar estrés y afectar el desempeño laboral. El cerebro está diseñado para enfocarse en una sola tarea.

 

  1. Nuevos retos para superar

Si te asignan un nuevo puesto o te ascienden, no entres en pánico. Es hora de asumir estos retos y superarte. Busca un mentor, la ayuda de un profesional en el área, ya sea dentro de la organización o fuera de ella, que te dé consejos y te guíe.

Es cierto que esto sería como empezar otra vez, pero ya tienes un conocimiento previo dentro de la organización, lo cual te da una ventaja, y lo que vas a aprender te coloca un peldaño más arriba, así que manos a la obra y ábrete a los nuevos conocimientos.

 

  1. Trabaja en equipo y delega.

El trabajo en equipo hace que podamos lograr nuestros objetivos más fácil y rápidamente, sobre todo si se delega en cada uno de los miembros el trabajo en el que están más capacitados.

Además que la interacción, te permite conocer mejor a tus compañeros, sus fortalezas y debilidades, y apoyarlos en el momento adecuado.

Mejorar el rendimiento en el trabajo reduce el estrés, te da más seguridad y puedes alcanzar tus metas dentro de la organización en la que trabajas, sobre todo si tienes aspiraciones de ir ascendiendo.

 

Así que invierte tiempo en ti, en tu conocimiento y en mejorar cada día personal y profesionalmente.

Enfoque y organización mental